Las Provincias

Valencia, 19 oct (EFE).- La consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, ha inaugurado hoy el XI Congreso Internacional de la Asociación Española de Desalación y Reutilización (ADEyR), en el que ha definido la desalación y la reutilización como "soluciones sobre las que un gobierno responsable debe de trabajar".

Se trata de la primera ocasión en la que AEDyR celebra uno de sus congresos en Valencia, y la consellera ha destacado en su intervención la apuesta de la Generalitat por "el potencial por desarrollar del binomio agua-energía en el eje de la lucha contra el cambio climático", según un comunicado de la Generalitat.

"Es el coste, asociado al uso de la energía necesaria para desalar el agua, lo que todavía hace que esta tecnología no esté suficientemente implantada", ha apuntado, si bien ha augurado a este método un "futuro prometedor" por "la arquitectura de los procesos, el uso de nuevas membranas y equipos más eficientes, junto con el papel que pueden aportar las fuentes de energía renovables".

La consellera ha subrayado que "no es casualidad" que Valencia esté albergando estas últimas semanas varios eventos relevantes relacionados con el agua, como el de la Fundación Nueva Cultura del Agua o la Comisión Intermediterranea (CIM) de la Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas.

"Algo está cambiando en Valencia también en relación con las políticas de aguas, tan manipuladas y utilizadas en el pasado y tan necesitadas de racionalidad, sensibilidad, diálogo, conocimiento y mirada larga", ha afirmado Cebrián, que ha apostado por "cambiar el discurso orillando enfrentamientos".

Asimismo, ha reconocido que el escenario futuro que muestran los especialistas es "alarmante", especialmente en el área mediterránea", por lo que "hay que estar preparados y adaptarse a esta nueva realidad".

A su juicio, la "más que necesaria" eficiencia en el uso de los recursos, el ahorro con la modernización de los sistemas de regadío y la mejora del rendimiento de las infraestructuras de abastecimiento urbano "no van a ser suficientes para evitar la escasez que ya se manifiesta en las cuencas hidrológicas del sudeste español".

"Los recursos no convencionales, la reutilización de las aguas residuales convenientemente depuradas y el uso del agua desalada de mar son herramientas claves para cuadrar las cuentas hídricas", ha concluido la titular de Medio Ambiente.