Las Provincias

Valencia, 18 oct (EFE).- El grupo popular municipal ha pedido al alcalde de Valencia, Joan Ribó, que "rectifique" sobre el cambio de nombre de la ciudad" y se "reinicie el proceso desde el principio", después de que la Generalitat "haya paralizado su alcaldada" del cambio del topónimo al valenciano.

El portavoz del PP en Valencia, Eusebio Monzó, ha anunciado nuevas iniciativas para que se reinicie el proceso administrativo del cambio del nombre de la ciudad y que se apruebe la denominación de Valencia en las dos lenguas oficiales de la Comunitat Valenciana.

Según un comunicado popular, la petición de Monzó llega tras conocerse que la Generalitat ha paralizado el expediente del cambio de nombre por irregularidades legales al no incluir un informe que razone y justifique esta medida.

Entre estas iniciativas, Monzó ha informado que hoy mismo el PP ha enviado al resto de portavoces de los grupos municipales una propuesta por escrito para que se reinicie desde el principio el expediente del cambio de denominación de Valencia.

Ha pedido que "su tramitación se haga legalmente respetando el Decreto 58/1992, de 13 de abril, del Gobierno Valenciano, que regula el procedimiento de alteración de los nombres de municipios".

Monzó ha explicado que esta propuesta se ha remitido con antelación a la celebración de la comisión de Desarrollo Humano, Educación, Juventud, Deportes y Cultura del próximo jueves con el fin de que "se rectifique la alcaldada del señor Ribó que pretendía imponer el nombre de Valencia en una sola de las lenguas oficiales de la Comunitat con un simple informe firmado por él mismo".

El edil popular ha recordado que el citado Decreto 58/1992, determina que el cambio de denominación de un municipio debe estar razonado y justificado adecuadamente con informe de particulares o entidades con autoridad sobre el tema.

Se trata, ha dicho, de "una obligación legal que el alcalde Ribó obvió deliberadamente pese a que desde el grupo popular le advertimos en el pleno y en la Comisión de Cultura que estaba cometiendo una irregularidad administrativa grave y que la Generalitat, como finalmente ha sucedido, tumbaría el expediente".

Monzó ha exigido al alcalde que se disculpe ante las entidades que presentaron alegaciones por la falta de rigor histórico en la desestimación de sus peticiones.

"Ha quedado demostrado que el alcalde ha actuado sin ningún rigor, dando validez únicamente a su opinión personal, y descartando la posición de instituciones culturales históricas cuya voz debe ser tenida en cuenta en un tema de esta trascendencia", ha señalado.

Asimismo, ha expresado de nuevo la voluntad de su grupo de que el cambio de nombre de la ciudad no divida a la ciudadanía, "sino que se aproveche la oportunidad para hacer converger voluntades y sensibilidades alrededor de una identificación que nos una".

"A día de hoy pensamos que esta unión se alcanzaría con mayor facilidad con la denominación de la ciudad en las dos lenguas oficiales de la Comunitat: el castellano y el valenciano", ha concluido.