Las Provincias

Valencia, 18 oct (EFE).- El Colegio Oficial de Enfermeros de Castellón ha remitido hoy al Ministerio Fiscal la documentación relativa al inicio de la campaña de vacunación contra la gripe 2016-2017 para que "incoe diligencias de investigación" ante la "incertidumbre" y la "alarma social" que entiende que genera.

Según un comunicado del Colegio de Enfermeros, el presidente de la institución, Francisco Pareja, ha enviado a la Fiscalía el escrito del CECOVA y los colegios de Alicante y Castellón en el que planteaban a la Conselleria de Sanidad una serie de dudas, así como la respuesta de esta y la nota informativa enviada a los colegiados en la que se les hacía llegar las directrices de Sanidad.

El Colegio de Enfermeros de Castellón ha recordado que tiene entre sus funciones "velar por la profesión enfermera, por la indemnidad de sus colegiados y por el cumplimiento de las leyes sanitarias".

En este sentido, ha destacado que las vacunas son medicamentos expresamente sujetos a la prescripción médica, y ha considerado que no es función del Colegio interpretar la ley, sino cumplirla, y que cuando considere que puede verse incumplida tiene la obligación de ponerlo en conocimiento del Ministerio Fiscal.

Por ello, la institución ha remitido durante la mañana de hoy al Ministerio Fiscal toda la documentación.

"El artículo 1.2 del Real Decreto 954/2015 exige diagnóstico y prescripción en cada caso para la administración del medicamento sujeto a prescripción médica, y la Conselleria de Sanidad entiende que la orden de la autoridad sanitaria suple dicho diagnóstico y prescripción en cada caso", explican desde el Colegio.

Por ello, han trasladado a sus colegiados las instrucciones dadas por la Conselleria sobre la aplicación de la vacuna y han instado al cumplimiento de la legalidad vigente.

Sin embargo, han considerado que "el cumplimiento de la legalidad vigente y las órdenes de la Conselleria de Sanidad pueden llegar a ser contradictorias en casos concretos", que "pueden llegar a producir lesiones a las personas o daños para la integridad física, al administrar vacunas sin intervención facultativa de diagnóstico y prescripción individualizada".

Asimismo, han afirmado que no se puede hacer responsable "en ningún caso" de estas posibles consecuencias a los enfermeros que hayan actuado en acatamiento de las órdenes dadas por Sanidad.