Las Provincias

Valencia, 7 oct (EFE).- El CERMI pretende acabar con la "visión distorsionada" que la sociedad tiene de que las personas con discapacidad son "seres asexuados" y considera que el uso de los servicios de acompañamiento íntimo permite "disfrutar del erotismo a las personas que no pueden hacerlo de manera normalizada o cotidiana".

El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad en la Comunitat Valenciana ha presentado hoy un proyecto piloto de sexualidad, pionero en la Comunitat Valenciana, con el que pretenden provocar "un cambio en la sociedad y dotar de mayor autonomía a las personas con discapacidad".

"Con una sexualidad plena se es más autónomo, te sube la autoestima, te sientes capaz y te relacionas más convenientemente con los demás", ha asegurado Esperanza Adrià, coordinadora de CERMI CV, durante la presentación del proyecto, según un comunicado de la entidad.

El CERMI CV apuesta por un cambio social en las políticas sobre discapacidad, restando importancia a la perspectiva asistencial y abordando el modelo social que propone la Convención de la ONU, basado en los derechos de las personas.

La Convención, en los artículos 23 y 25, propone la figura del acompañante íntimo y erótico para personas con algún tipo de discapacidad, según las fuentes.

Durante la presentación del programa para la creación de un centro de asesoramiento y formación en temas de sexualidad para personas con discapacidad y su entorno familiar y profesional, se ha hablado de asesoramiento, formación y acompañamiento íntimo y erótico.

La jornada, presentada por Esperanza Adrià, coordinadora de CERMI CV, han contado con las intervenciones de Antonio Raya, director general de Diversidad Funcional, y Joan Planells, presidente de CERMI CV.

Asimismo, han intervenido Charo Ricart, médica-sexóloga que ha elaborado el proyecto, y Dyon (nombre figurado), asistente personal y acompañante íntimo y erótico, ambos miembros de Sexualidad Funcional.

También ha podido escucharse el testimonio de Mari Carmen Luján, persona con parálisis cerebral, que ha contado su experiencia y cómo le ha cambiado la vida desde que ha utilizado los servicios de acompañamiento íntimo y erótico.

Adrià ha señalado que es un proyecto que nace de la Comisión de la Mujer del CERMI CV, y más concretamente de la que fue coordinadora de la misma, Gema Más Marina, persona con parálisis cerebral.

Joan Planells ha destacado que el CERMI CV "se felicita de que este tema esté en la agenda de nuestras asociaciones, que se hable con claridad y sobre todo que la Administración lo haya asumido como propio apoyándolo con la concesión de una subvención para su realización".

Por su parte, Antonio Raya ha afirmado que desde la Dirección General "hemos apoyado este proyecto pionero porque apostamos por ese cambio de la sociedad tan necesario dado que somos conocedores de las necesidades de las personas con diversidad funcional".

Charo Ricart ha indicado que este proyecto tiene como objetivo el "atender todas las sexualidades, a través tanto de asesoramiento y apoyos en temas de sexualidad y facilitar mediante el acompañamiento la posibilidad de disfrutar del erotismo para aquellas personas que por cualquier circunstancia no puedan hacerlo de manera normalizada y cotidiana".

Por su parte, Dyon ha explicado que el acompañamiento íntimo y erótico "es el intercambio de momentos íntimos y de placer entre dos personas, después de la petición de una y con términos previamente pactados. Es un espacio de expresión sexual libre y de experimentación erótica".

Marí Carmen Luján ha señalado que había "perdido todas las ilusiones porque, debido a mi discapacidad, ningún hombre se acercaría a mí, hasta que apareció Charo y me propuso participar en su tesis. Al final me decidí, me puse un vestido brillante y quedé con Dyon para tener una asistencia sexual. Me hizo sentir por primera vez mujer y humana".