Las Provincias

Valencia, 11 mar (EFE).- Acció Cultural del País Valencià ha elaborado un documento con propuestas para "una nueva y efectiva ley de igualdad lingüística" y para poner fin a la "grave" situación de discriminación que padece el valenciano tras 20 años de gobiernos del Partido Popular.

Su exigencia básica ante esta situación es que se establezca una legislación en materia lingüística que huya de voluntarismos y de intentos de "promover el uso del valenciano" para establecer los mecanismos necesarios para garantizar el cumplimiento de los derechos lingüísticos de quienes tienen el valenciano como primera lengua.

El documento, que contiene 12 propuestas y cuenta con la coloración de todas las universidades públicas de la Comunitat excepto la de Elche, pide que se reconozca legalmente la equivalencia de "valenciano" y "catalán", que está avalada por 46 sentencias judiciales y no es "ninguna cosa rara" ya que muchas lenguas admiten distintas denominaciones "pero lo que no se puede hacer es utilizar la diferencia para dividir una lengua y un mercado".

"En algún momento el PP tendrá que superar la transición y situarse en el siglo XXI y en Europa para entender que la lengua y la cultura no se usan con fines electoralistas", ha denunciado Toni Gisbert, secretario General de Acció Cultural.

Gisbert también han arremetido contra la Ley de Señas de Identidad que promueve el grupo popular en Les Corts, de la que ha dicho que es "innecesaria", que solo está motivada por motivos electoralistas y que su propio nombre "les delata" porque consideran que el valenciano "es una seña de identidad, pero la lengua no es una cosa que se enseña, es una cosa que se vive".

Ferran Suay, responsable de política lingüística de Acció Cultural, ha añadido que desde la Transición se ha hecho "poco más" que despenalizar el uso de valenciano en la Comunitat y su normalización (fracasada a su juicio) se ha centrado únicamente en el ámbito de la enseñanza y ha olvidado el resto de ámbitos de uso social.

Prueba de ese fracaso de la política lingüística es para ellos que el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, o la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá sean "incompetentes lingüísticos" y no hayan hecho ningún esfuerzo por impulsar el valenciano.

Los responsables de Acció Cultural han ido más allá y han asegurado que no se trata solo de falta de promoción, sino que los gobiernos del PP que se han sucedido han "obstaculizado" las propuestas que en este sentido se han lanzado desde diversas entidades.

"Nosotros queremos lo mismo para todos y eso implica la obligación de conocer el valenciano", ha dicho Suay, que exige al menos un "conocimiento pasivo, que no es nada estratosférico" y que permita mantener conversaciones bilingües en situaciones cotidianas como ir al médico o hacer la compra.

Para lograr este objetivo, entre sus propuestas incluyen la necesidad de que todo el personal de las administraciones públicas valencianas sea competente en ambas lenguas, que el valenciano se convierta en lengua vehicular de la enseñanza, que existan medios de comunicación "en valenciano y de calidad" o que se elabore una nueva Ley de Enseñanza y Uso del Valenciano.

Desde Acció Cultural harán llegar estas propuestas a todos los partidos "democráticos" que concurran a las elecciones del próximo 24 de mayo y esperan que se pronuncien sobre este tema.