lasprovincias.es
Viernes, 25 abril 2014
sol
Hoy 13 / 24 || Mañana 12 / 29 |
más información sobre el tiempo
Agencias
Estás en: > > >

El futuro incierto de la emisora opositora al Gobierno conservador húngaro

ÚLTIMAS NOTICIAS DE Sociedad 12:09

El futuro incierto de la emisora opositora al Gobierno conservador húngaro

Marcelo Nagy
Budapest, 15 mar (EFE).- Informativo de la mañana: El Consejo de Europa cree que la nueva ley de Iglesias vulnera las normas internacionales. Tertulia de la tarde: Se habla de la pérdida de fondos de cohesión. Programa de la noche: Los periodistas discuten sobre la ley mordaza que limita la libertad de los medios.
Esos temas y esos planteamientos críticos con el Gobierno húngaro llenan la programación diaria de Klubrádio, la emisora que se ha convertido en el símbolo de la oposición a la mayoría conservadora del primer ministro Viktor Orbán, lo que le ha costado, según sus responsables, ser objeto de una campaña para silenciar su voz.
De momento, la emisora ya ha ganado dos juicios contra el todopoderoso órgano supervisor de medios y está a punto de recuperar las frecuencias que le habían sido retiradas en el último año y medio, aunque ahora se enfrenta a la pérdida de ingresos por la retirada de publicidad institucional.
"Esta es una guerra económica" explica a Efe András Arató, director de la emisora, que considera que el Consejo de Medios "no se calmará" ya que la meta es que "no haya radios opositoras en Hungría".
Aunque hay más medios críticos, Klubrádio se ha convertido en la radio opositora más oída del país, cuyas críticas al Gobierno de Orbán son seguidas por una audiencia que se estima en 500.000 oyentes, la mayoría jubilados, académicos y ejecutivos, pero también un creciente número de jóvenes.
La polémica por los intentos de cierre de la emisora está presente en todas las manifestaciones antigubernamentales y los directores de la radio han calificado la emisora como "la más famosa radio desconocida".
Incluso la Unión Europea salió en su defensa cuando el Consejo de Medios le retiró varias frecuencias en un concurso, una decisión anulada el pasado miércoles por un Tribunal de Budapest.
"Hemos ganado batallas que demuestran que tenemos razón", sentencia Arató en relación a esta decisión y a una anterior, que determinó que la emisora debe recuperar otra licencia que le fue asignada en 2010, pero cuyo uso no fue aprobado por las autoridades.
Pese a estas victorias judiciales, el futuro de la emisora es incierto. Primero, porque el Consejo, controlado por el Gobierno, puede aún recurrir la sentencia.
Segundo, por los problemas financieros, debido a la pérdida de publicidad institucional y a las reticencias de los inversores a involucrase en una emisora que trabaja con permisos temporales renovados cada dos meses.
Por eso, Klubrádio ha iniciado una campaña para recaudar dinero de ciudadanos particulares en toda la Unión Europea.
Para Arató, este es el primer caso serio relacionado con la polémica "ley mordaza" que entró en vigor el 1 de enero del año pasado y que ha sido criticada en todo el continente, hasta el punto de que la Comisión Europea pidió su enmienda por entender que coarta la libertad de prensa.
György Bolgár, uno de los 50 periodistas de la emisora, de un total de 80 empleados, asegura que, aunque uno puede expresar su opinión en el día a día, no hay libertad de prensa porque la ley de medios les "sentencia a la muerte en el ámbito financiero".
Según Bolgár, los medios públicos están bajo control del Gobierno, lo que limita el acceso a la información, lo que genera una situación de monopolio que "afecta a todo el periodismo húngaro". EFE
Mapa interactivo
Propuestas gastronómicas, sugerencias de ocio, rutas, alojamientos, restaurantes...
lasprovincias.es