lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 18 / 25 || Mañana 18 / 26 |
más información sobre el tiempo

Deportes

Estás en: > >
El bote de gas lacrimógeno afectó a 15 espectadores del Villarreal-Celta

Fútbol | Primera División

El bote de gas lacrimógeno afectó a 15 espectadores del Villarreal-Celta

Cuatro fueron derivados a centro ambulatorios de las ciudad, entre ellos una familiar del jugador Javier Farinós, que sufrió una luxación en el brazo

16.02.14 - 15:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

El Villarreal ha confirmado que, tras el desalojo de El Madrigal durante el partido del sábado ante el Celta debido al lanzamiento al campo de un bote de gas lacrimógeno al césped, no hubo heridos graves y que se atendieron a quince aficionados.

Así, desde el club castellonense se confirma que en el centro médico que se instaló en el campo se atendió a once aficionados por inhalación del gas y por golpes.

Además, otros cuatro fueron derivados a centro ambulatorios de las ciudad, entre los que se encontraba una familiar del jugador Javier Farinós, que sufrió una luxación en el brazo.

La mayoría de atendidos fueron por ataques de ansiedad y por los efectos del gas, a lo que se sumaron algunas caídas y golpes producidos durante el desalojo de los 14.195 espectadores que habían en el campo.

Desde el club se valora el desalojo del campo, que cumplió el protocolo de evacuación previsto, ya que en ocho minutos las gradas quedaron vacías.

El Villarreal también ha indicado que fueron los propios aficionados los que, al notar los efectos del gas, empezaron a abandonar el campo antes de que se anunciara por megafonía que había que hacerlo.

Desde última hora de ayer y a lo largo de la jornada de hoy, miembros del cuerpo nacional de policía de Villarreal y de Castellón , que son los que se han hecho cargo de la investigación, están visionando los vídeos de seguridad del campo para tratar de identificar al responsable del lanzamiento del bote lacrimógeno.

El objeto, según algunos testigos, fue lanzado por un joven cubierto con pasamontañas. Desde uno de los vomitorios del estadio del club castellonense, según aseguró el presidente del Villarreal, Fernando Roig.

El incidente será considerado «grave» o «muy grave» por el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (FEF), ya que el desarrollo del partido se vio alterado y el encuentro estuvo suspendido durante alrededor de 15 minutos, hasta que decidió reanudarse con sólo 150 espectadores en las gradas. El Villarreal será sancionado con una multa de al menos 3.000 euros y su estadio será apercibido de cierre e incluso pudiera llegar a ser clausurado, aunque Roig prefirió no valorar esa posibilidad. «El que lo hizo estaba predispuesto para hacerlo y todos lo hemos sufrido», subrayó el presidente del Villarreal.

El artículo 139 del Código Disciplinario de la FEF establece que «tendrán la consideración de faltas graves y se sancionarán con multa de hasta 3.000 euros, pudiéndose apercibir de clausura del terreno de juego e incluso acordar ésta por un período de uno a tres encuentros o hasta dos meses, los incidentes de público en general y el lanzamiento de objetos a las instalaciones y superficie de juego, en particular, que perturben de forma grave o reiterada el desarrollo del encuentro, provoquen la suspensión transitoria o definitiva del mismo o atenten a la integridad física de los asistentes».

«Esta clase de personas sobran en el mundo del fútbol y no tienen que pagar todos por él. Esa gente no viene a disfrutar del fútbol, sino a desahogarse. Los gases hacen que te piquen los ojos y la garganta y parece que te ahogas», reconoció el portero del Celta Yoel Rodríguez, que se encontraba a escasos metros del bote de gas cuando fue lanzado. El incidente ocurrió sólo cuatro días después del mecherazo lanzado a Cristiano Ronaldo en el Vicente Calderón, lo que le costó al Atlético sólo 600 euros de multa por un «hecho aislado» y «leve». «Todos hemos pensado que era una bengala, pero luego nos hemos dado cuenta de que era más peligroso al ver los ojos llorosos de Yoel. Picaba muchísimo, y hemos decidido ir rápido todos para adentro. No veo la intención de hacer esto. Su razones tendrá, pero se nos escapa a todos que sean normales y lógicas», declaró el entrenador del Celta, Luis Enrique.

«Esta clase de personas sobran en el mundo del fútbol y no tienen que pagar todos por él. Esa gente no viene a disfrutar del fútbol, sino a desahogarse. Los gases hacen que te piquen los ojos y la garganta y parece que te ahogas», comentó el portero del Celta Yoel Rodríguez, que se encontraba a escasos metros del bote de gas cuando fue lanzado. El incidente ocurrió sólo cuatro días después del mecherazo lanzado a Cristiano Ronaldo en el Vicente Calderón, lo que le costó al Atlético sólo 600 euros de multa por un «hecho aislado» y «leve».

En Tuenti

Ocio Gratis


lasprovincias.es