lasprovincias.es
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 16 / 24 || Mañana 14 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Torpeza analógica, interconexión digital

Artículos

Torpeza analógica, interconexión digital

El autor defiende la necesidad de hacer llegar a la sociedad las posibilidades que supone el manejo de las infotecnologías

06.01.10 - 01:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Somos analógicos, casi perfectos, pero a veces somos torpes. En estas mismas páginas reflexionábamos hace unos días sobre lo "Analógico o digital" en http://j.mp/anadigLP.
Que nadie se asuste, esa extraña palabra final del anterior párrafo es un enlace web "condensado" para poder releer el artículo referido en Las Provincias. El mundo digital es así, está interconectado y enriquecido. Algunos lo leerán ahora en una pantalla de ordenador, o incluso del móvil. Afortunados habrá que lo lean desde un e-book, regalo de moda estas navidades. Y la mayoría lo leeremos en papel, ese agradable soporte de comunicación inventado hace siglos que no permite "conectar" la información.
Vivimos tiempos cambiantes, siempre ha sido así. Ahora se aceleran los cambios. Una generación actual vivirá dos o tres revoluciones tecnológicas y es mucho mejor que nos adaptemos con un espíritu de "descubridor digital"
Como mi amigo Antonio, empresario de éxito hecho a sí mismo, ya algo maduro y experto, que ha adoptado sin temor un teléfono conectado a Internet Android con el que accede siempre que quiere al infinito mundo de Internet y aprovecha la gran ventaja competitiva que supone poder estar conectado. Otro amigo, Santiago, también maduro y experto, es un valiente "descubridor digital" peleando con su nuevo DVD y TV digital, porque los fabricantes de mandos digitales no nos lo ponen fácil a los que ya tenemos presbicia.
Vivimos en un mundo interconectado y rápido en el que algunos hay que no quieren cambiar. Como los que dominan en la música el antiguo canal de distribución basado en pedazos de vinilo o plástico y logran controlar las acciones de nuestra ministra de Cultura. Un triste ejemplo lo hemos vivido cuando hace días colaron de tapadillo en el proyecto de ley de Economía sostenible unas modificaciones legislativas para poder cerrar páginas de Internet sin la intervención de un juez. Al ser detectado por un periodista se corrió la voz y en pocas horas se agruparon varios "blogueros" y redactaron de forma colaborativa un #manifiesto "En defensa de los derechos fundamentales en Internet". Esta historia aún no ha terminado y ya hay 7 millones de páginas web que reproducen el #manifiesto.
Nota de estilo: el símbolo # se ha popularizado para señalar un tema en aplicaciones de Internet donde tiene gran utilidad para marcar las tendencias de lo que está ocurriendo en el mundo.
Desde que los humanos vivíamos en cavernas hemos querido comunicarnos: alrededor de una hoguera compartiendo historias y vivencias, con pinturas rupestres que perduran en el tiempo... Con la interconexión digital la comunicación se democratiza y el mundo se aplana, como describió Thomas Friedman.
Hay quienes tienen resistencia al cambio y no es sólo por "torpeza analógica", es porque pretenden mantener una ventaja con su dominio de unos pocos en detrimento de los demás, incluidos muchos creadores y artistas a los que explotan.
La interconexión digital elimina costes, aumenta la transparencia de la información y de los mercados. Nuestros dirigentes empresariales de AVE, de la CEV y de Cierval así lo han diagnosticado en los recientes informes publicados proponiendo un nuevo modelo económico de desarrollo.
Es muy importante que además de tener buenas infraestructuras de telecomunicación y de informática las usemos con soltura. Si comparamos el acceso a internet de la población en España frente a la de USA, encontramos diferencias notables en edades a partir de los 35 años, que se acrecientan y agravan en los 45-54 años (56% en España frente a un 80% en USA) y son muy preocupantes en los 55-64 años (28% vs. 67%)
Si nos comparamos con un país emergente como China hemos de saber que en términos absolutos hay 20 veces más internautas que en España. El mundo es plano y todo el mundo puede venir a competir delante de nuestra casa. Lo bueno es que también nosotros podemos competir en todo el mundo. Necesitamos estar conectados, saber lo que pasa en este "patio casero" en que se ha convertido el mundo.
Las infotecnologías, como describe Sáez Vacas, producen transformaciones continuas y a menudo insospechadas en nuestras vidas que cambian el mapa de lo real en las sociedades desarrolladas.
En la nueva década que comienza, en los años 10 del siglo XXI, vamos a gozar de cambios asombrosos. El pasado verano me quedé muy corto haciendo predicciones tecnológicas (véase en Las Provincias en http:// j.mp/tecno2029lp). Antes de un año tendremos búsquedas en internet con la voz, primero en inglés y ¡atención! justo después en mandarín y en japonés. Ya está disponible la búsqueda por imágenes, en fase de pruebas: podemos hacer una foto a un monumento o la portada de un libro y Google nos encuentra de qué se trata o dónde podemos comprarlo. Es la realidad aumentada.
Podemos estar en una ciudad desconocida y utilizar nuestro teléfono para que nos localice un mapa. Nos puede situar dónde estamos y dónde se encuentran los restaurantes, hoteles o lo que deseemos. Y nos permite leer cuáles son las recomendaciones de otros usuarios sobre esos negocios. En "tiempo real", en la palma de la mano y con coste mínimo en tiempo y dinero.
Del mismo modo un visitante puede encontrar nuestro negocio y el de nuestros competidores y leer las recomendaciones o críticas.
Querido lector, le deseo para 2010 que disfrute y goce como "descubridor digital" de las facilidades, a veces torpes, que nos da el mundo digital para mejorar nuestra perfecta condición analógica.
En Tuenti
Torpeza analógica, interconexión digital

:: JESÚS FERRERO

lasprovincias.es